Tipos de Cámaras Hiperbáricas

Cuando nuestro organismo requiere una cantidad de oxígeno superior a la que normalmente puede recibir en el ambiente normal, se hace necesaria la oxigenación hiperbárica. Para ello se han creado cámaras especiales que permiten internar a los pacientes y permitir que respiren oxígeno 100% puro. En este artículo te hablaremos precisamente de los tipos de cámaras hiperbáricas y sus diferencias.

Utilidad de las cámaras Hiperbáricas

Estos espacios con gran calidad de avance científico son útiles en el tratamiento del síndrome de descompresión. Este síndrome es muy común en los submarinistas cuando perciben el cambio de la subir a la superficie después de estar mucho tiempo sumergidos en las profundidades del mar. De hecho, en un principio fue el objetivo principal de la creación de las cámaras hiperbáricas, pero hoy tienen un área de utilidad mucho más amplia.

Las cámaras hiperbáricas pueden incluso garantizar el oxígeno en situaciones médicas en las que la hemoglobina y los glóbulos rojos no están en condiciones de hacerlo. Como lo que ocurre cuando se presentan casos de intoxicaciones por monóxido de carbono y en pacientes con anemia.
Este tipo de terapia también es empleada en pacientes con pie diabético, enfermedad descompresiva, embolia de aire traumática, parálisis cerebral, insuficiencia arterial periférica, cirugías ortopédicas y sordera súbita, entre otras patologías.

¿Qué Tipos de Cámaras Hiperbáticas existen?

Básicamente existen dos tipos de tipos de cámaras hiperbáricas: monoplaza y multiplaza. Esto depende de la capacidad de pacientes que puedan tratar.

A continuación, te presentamos la definición de cada una y sus características para que puedas diferenciarlas.

Cámara monoplaza:

Se trata de una cámara conformada por un solo compartimiento. Es decir, solo están diseñadas para el tratamiento de solo paciente a la vez. Aunque algunas son transparentes y permiten ver al paciente, otras son cerradas y no existe ningún tipo de acceso al paciente por parte del personal médico.
En estos casos se mantiene la presión con oxígeno en el ambiente cerrado de la cámara por lo que no se necesita de mascarillas. El diseño generalmente es un tubo acrílico a prueba de presión.

Cámara multiplaza:

Como su nombre lo indica, este tipo de cámara hiperbárica permite el ingreso y tratamiento de varios pacientes, porque posee más de un compartimiento. Incluso algunas pueden llegar a tener ocho pacientes tratados a la vez.

A diferencia de la cámara monoplaza, esta permite el ingreso del personal médico y de enfermería sin interrumpir el tratamiento porque viene provista de antecámaras. En este caso se realiza la presión con aire y se suministra el oxígeno a través de mascarillas.

El hecho de permitir que existan varios pacientes a la vez hace que los ingresados sientan menos temor al encierro que implica ser tratado en una cámara hiperbárica.

Como verás, aunque a priori puedan parecer iguales, las cámaras hiperbáricas tienen una clasificación especial. Nos satisface que conozcas más sobre los tipos de cámaras hiperbáricas, sus diferencias y su gran utilidad para el tratamiento de pacientes en condiciones especiales.

Te invitamos a seguir visitando nuestro portal en el que nos mantenemos constantemente actualizando información sobre este y otros temas similares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *